Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito

Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito leyendo este resumen del capítulo 8 de la obra maestra “Psico-Cibernética” y también cómo adquirirlos.

Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito
Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito

El autor de dicho libro, el Dr. Maxwell Maltz, descubrió uno de los medios más efectivos para ayudar a las personas a adquirir una personalidad de éxito.

Se trata de visualizarse alcanzando una nueva meta clara, siempre, es decir, cuando se alcanza una, hay que ir a por otra, ya que la vida es crecimiento o desintegración.

Haz Clic aquí para acceder a la introducción del libro 

Haz Clic aquí para acceder al resumen del capítulo 1

Haz Clic Aquí Para Acceder al resumen del capítulo 2

Haz Clic aquí Para acceder al resumen del capítulo 3

Haz Clic aquí para acceder al  resumen del capítulo 4

Haz clic aquí para acceder al resumen del capítulo 5

Haz clic aquí para acceder al resumen del capítulo 6

Haz clic aquí para acceder al resumen del capítulo 7

Si quieres solo escuchar haz cliC aquí:

 

 

RECETA PARA DIRECCIÓN

Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito
Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito

Propónte un objetivo que te valga la pena de alcanzarlo. Mejor aún, proyecta algo que hacer.

Decide cuándo quieres abandonar una situación determinada.

Enfréntate siempre con algo “que te lleve hacia delante”, algo en que confíes y por lo que tengas que luchar.

Mira hacia delante, nunca hacia atrás.

Desarrolla eso que los fabricantes de automóviles llaman “el aspecto de vanguardia”.

Procura cultivar “la nostalgia del futuro” en vez de la del pasado.

El “aspecto de vanguardia” y la “nostalgia del futuro” habrán de conservarte joven.

Inclusive tu cuerpo deja de funcionar bien cuando cesas de ser un “perseguidor de objetivos” y “no tienes nada por qué mirar hacia delante”.

Esta es la razón por la que con frecuencia se mueren algunas personas poco después de haberse retirado del trabajo o de sus negocios.

Cuando no tienen fines que les interesen perseguir y no miran hacia delante, en realidad, “ya han dejado de vivir”.

Además de las metas puramente personales, procura también desarrollar alguna de carácter impersonal, o sea, una “causa” con qué identificarte.

Interésate en algún proyecto con el que puedas ayudar a tu prójimo, no como algo dictado por tu sentido del deber, sino porque realmente lo quieres.

COMPRENDER AL OTRO

Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito
Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito

Es muy importante comprender al otro, es decir, comprender que todas las personas pensamos o actuamos, según sean nuestras propias imágenes mentales y no como ellas realmente son.

Es muy frecuente que la reacción de otras personas o la posición que adoptan con respecto a nuestras respuestas y posturas no son producidas para hacernos sufrir, tampoco por cabezonería ni malicia, sino simplemente porque su nivel de comprensión  e interpretación es distinta a la nuestra, es decir, responden apropiadamente a lo que a ellas, les parecen ser la verdad.

El sentido de la comprensión depende de una buena comunicación. La comunicación es vital para cualquier sistema de guía o computador. No podrá reaccionar con propiedad si la información de que dispone es falsa o errónea.

Muchos médicos creen que la confusión constituye el elemento básico que genera la neurosis.

Para que podamos atacar algún problema real, tenemos que disponer por lo menos, de una ligera comprensión acerca de nuestra verdadera naturaleza.

La mayor parte de los fracasos, en cuanto respecta a las relaciones humanas, son debidos a “los conceptos erróneos” que poseemos acerca de lo que estamos tratando.

Tener este nivel de comprensión y aceptación del punto de vista de otras personas puede ser muy beneficioso si queremos conseguir relaciones armoniosas.

Pregúntate como deberías parecerle a quien te interese agradar, cómo podrías interpretar una situación, como se podría sentir acerca de ella y comprender porqué se comporta de manera inesperada.

Bertrand Russell dijo que la única razón de que Hitler perdiera la segunda Guerra Mundial consistió en que no logró comprender el todo de la situación con que se enfrentaba.

Los portadores de malas noticias eran castigados. Muy pronto nadie se atrevía a decirle la verdad. Así, pues, sin conocer la verdad, tampoco podía tomar medidas a propósito de ella.

Lo primero que tenemos que hacer es aceptar nuestros errores, faltas y defectos, así como admitir cuando nos hemos equivocado,  aunque no nos guste reconocer que una situación se presente de manera distinta a como la habíamos deseado.

Después tenemos que dejar de mantener los rasgos de nuestros caracteres infantiles y admitir hechos dolorosos sobre nosotros mismos.

La sinceridad empieza por comprendernos y ser honrados con  nosotros mismos, ya que no podemos ser sinceros con los demás si nos mentimos a nosotros mismos de forma racional.

 

Receta Para La Comprensión

Trata de hallar y averiguar la información verdadera que ataña a tus problemas, al prójimo o a la situación en que te encuentras, ya sean buenas o malas noticias.

Adopta la consigna que dice: “No importa quién tiene razón, sino lo que está bien”.

Un sistema automático de dirección corrige el curso de los datos negativos que se le hayan suministrado al “feed-back” y reconoce los errores con el objeto de corregirlos y de permanecer sobre su curso. Así debes hacer también tú.

Admite tus faltas y errores, pero no te lamentes acerca de ellos.

Corrígelos y prosigue tu camino.

Al tratar con otra persona, procura comprender el punto de vista que ésta te manifiesta tan objetivamente con el tuyo.

TENER VALOR

Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito
Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito

Tener un objetivo y comprender los puntos de vista de los demás no es suficiente para conseguir una personalidad de éxito, también necesitas tener valor para actuar,  ya que es el único modo de hacer realidad nuestros sueños y transformar nuestras creencias.

Todos los problemas, sin excepción, se hacen más pequeños si no los abandonamos, sino, al contrario, nos enfrentamos a ellos.

Tener fe es tener el VALOR de emprender cualquier cosa sin tener en cuenta las consecuencias.

No existe nada en el mundo que sea absolutamente cierto o que pueda garantizarse, pero lo que diferencia a las personas que consiguen lo que desean de las que no lo consiguen, es el valor para arriesgarse con precaución y actuar para conseguirlo.

Pensamos casi siempre en el valor remitiéndonos a los hechos heroicos que tienen lugar en el campo de batalla, en un naufragio o en una crisis parecida. Más la vida diaria también requiere valor si queremos hacerla eficiente.

Evitar el miedo al fracaso

Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito
Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito

Cuando una persona ha fracasado en alguno de sus intentos, es muy normal que el miedo a un futuro fracaso le invada y la recomendación que daba el Dr. Maxwell Maltz a los pacientes que mostraban este problema es que estudiaran profundamente la situación, procuraran imaginarse los diversos procesos de cada una de las posibles maneras de actuar y las distintas consecuencias que debían y pudieran surgir en cada proceso.

Después de hacer esto, les recomendaba que siguieran el camino que más les parecía que prometía y fueran adelante.

También les hacía entender que si preferían esperar a estar absolutamente ciertos y seguros del camino que debían emprender antes de actuar, nunca podrían hacer nada ya que cada acto o decisión puede no llevar al objetivo pero no debemos permitir que eso nos detenga en la búsqueda del fin propuesto.

Hay que tener el valor de arriesgarse y cometer errores a diario, incluso a recibir humillaciones.

Siempre es mejor avanzar en una dirección errónea que quedarse detenido sin hacer nada.

Siempre podemos cambiar de sentido si hemos decidido avanzar gracias a nuestro sistema automático de guía, algo que sería imposible si la duda nos mantuviera sin movernos.

FE Y VALOR

La fe y el valor son instintos naturales que nos permiten arriesgarnos y valernos de una oportunidad para poner nuestros dones creadores que son innatos en cada ser humano.

El Dr. Maxwell Maltz también pudo comprobar que las personas que no utilizan su poder creativo ni su valentía, son las que se convierten en jugadores febriles y adictos a las mesas de juego o al alcohol.

 

Receta Para TENER FE Y VALOR

Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito
Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito

 

Propónte, desde luego, cometer las menos faltas posibles y sentir el menor dolor que puedas para tratar de conseguir lo que quieras.

No te vendas barato.

“La mayoría de la gente –decía el general R. E. Chambers, Jefe de la Sección Consultora de Neurología y Psiquiatría del Ejército, no sabe lo valiente que es.

En realidad, muchos héroes en potencia, hombres y mujeres, viven en deuda perpetua con sus propias vidas.

Si pudieran saber que poseen estos profundos recursos, ello les ayudaría a proporcionarles la autoconfianza necesaria para enfrentarse a la mayoría de los problemas que se les pudieran presentar inclusive en las más grandes crisis”.

Tú dispones de los recursos necesarios, pero nunca sabrás que los posees hasta que no tengas una ocasión en qué emplearlos para que funcionen en tu propio beneficio.

Otra sugestión que podría ayudarte, consiste en practicar un comportamiento audaz y valeroso en relación con las cosas menos importantes.

No esperes hasta que puedas convertirte en un gran héroe en alguna crisis peligrosa.

La vida diaria también requiere valor, y, al practicar el valor en las pequeñas cosas, también desarrollamos la fuerza y el talento para actuar valerosamente en asuntos de mayor importancia.

LA CARIDAD

Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito
Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito

El verdadero éxito lo alcanzan las personas que observan con interés a sus semejantes, respetan sus problemas y necesidades, honran su dignidad y los tratan como lo que son, seres humanos hijos de Dios y no piezas de un juego por lo que entienden que merecen respeto y un trato digno.

En realidad, las personas que no sienten un profundo respeto por ellas mismas son las que juzgan, culpan y odian a los demás.

Está comprobado que uno de los mejores métodos para superar el sentimiento de culpabilidad, es dejar de condenar, juzgar, culpar y odiar a los demás por sus errores ya que permite cultivar y desarrollar una mejor autoimagen y ser más caritativo con los demás.

 

La historia certifica, poniendo a Hitler como ejemplo, que los seres humanos no pueden ser tratados durante mucho tiempo como animales, máquinas o fichas de juego para valerse de ellos como de instrumentos de los fines personales que se persiguen.

 

Receta para ser caritativo

 

La receta para la adquisición o conservación del sentimiento de caridad se compone de tres partes:

1) Procura cultivar un aprecio genuino hacia la gente mediante la percepción de la verdad acerca de ella, pues los individuos son criaturas de Dios que constituyen personalidades únicas y seres creadores.

2) Tómate la molestia de inhibirte de juzgar los sentimientos, puntos de vista, deseos y necesidades del prójimo. Piensa más en lo que una persona ajena pueda querer y en cómo se debe sentir. Un amigo de Maxwell solía mantener con su esposa el siguiente diálogo: “¿Me quieres?” –“Sí, en el instante en que dejo de pensar en ello”. Hay mucho de verdad en esto. No podemos sentir nada acerca de otra persona, al menos que cesemos de pensar en ello.

3) Procura concebir que los individuos ajenos son importantes y compórtate con ellos de la manera que corresponde a este principio. Cuando trates a otras personas, observa la debida consideración acerca de los sentimientos de las mismas, pues es absolutamente cierto que en idéntica forma que tratamos a las personas y a los objetos, así consideramos a las unas y a los otros.

LA AUTOESTIMA

Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito
Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito

El Dr. Maxwell también pudo comprobar que una persona con una pobre autoestima, es decir que se automenosprecia, es la más laboriosa y difícil de sanar y ponía, entre otros, los celos como resultado de esta trampa y engaño que nos presenta la vida.

 

 

Receta PARA AUMENTAR LA AUTOESTIMA

 

Cesa de soportar una imagen mental en que te representes como un ser derrotado y sin valor.

Deja de dramatizarte como sujeto digno de piedad a quien ha perseguido la injusticia. Haz uso, por último, de los ejercicios prácticos de este libro para tratar de formarte una autoimagen adecuada.

La palabra “estimación” significa literalmente “aprender el valor de”.

¿Acaso los hombres han de asombrarse y empavorizarse ante el espectáculo que forman las estrellas, la luna, la inmensidad del mar, la belleza de un crepúsculo florido, y, al mismo tiempo, han de rebajarse a sí mismos?

¿No hizo el mismo Creador al hombre?

¿No es el hombre, acaso, la más maravillosa de todas las criaturas?

Esta estimación del valor propio no representa el egotismo, a menos que se presuma que el individuo se ha autohecho.

No menosprecies el producto a causa de que no lo hayas empleado correctamente.

No culpes infantilmente al objeto por los errores que tu mismo cometas; ello sólo es digno del escolar que dice: “Esta máquina no sabe escribir con ortografía”.

El mayor secreto de la autoestima consiste en comenzar a apreciar más a la gente y en mostrar respeto a cualquier ser humano por el hecho de que es una criatura de Dios y un objeto de valor.

Deténte y piensa en cómo vas a tratar a tu prójimo.

Estás tratando con una “única creación individual del Creador”.

Practica el tratamiento con la persona ajena como si ésta tuviera su valor propio, y, bastante sorpresivamente para ti mismo, tu autoestima aumentará sin cesar, ya que el verdadero “autoaprecio” no deriva de lo que hayas hecho ni de tus propios pensamientos, sino de la apreciación de lo que tú eres por tí mismo: una criatura de Dios también llamada Inteligencia Universal o infinita.

Cuando llegues a obtener esa creencia, habrás necesariamente de concluir que todas las demás personas deben ser apreciadas por esta exclusiva y única razón.

LA CONFIANZA EN TI MISMO

Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito
Descubre los ingredientes para una personalidad de éxito

La confianza en ti mismo crece a medida que vas logrando éxito por insignificante que parezca, ya sea porque has aprendido en ir en bicicleta, te hayas lanzado a hablar en público o realizado tu primera intervención quirúrgica como cirujano. Por eso se dice que el éxito conduce al éxito.

Lo ideal es comenzar a experimentar el éxito en pequeña escala.

También es un buen ejercicio recordar los logros alcanzados y no prestar ni un minuto de atención a recordar los fracasos ya que es el modo que una computadora o nuestro propio cerebro, operan y aprenden a obtener lo que desean.

Es bien sabido que los deportistas que más entrenan son los que obtienen mejores resultados, aunque hayan fallado más veces en una práctica, por ejemplo, en encestar una pelota en el caso del basquetbol o alcanzar el agujero en el caso del golf.

El cerebro recuerda y enfatiza los intentos mediante los cuales obtuvo el éxito apetecido, así como olvida, los golpes fracasados.

El caso es que la mayoría de los seres humanos destruimos nuestra autoconfianza por empeñarnos en recordar con emoción nuestros fracasos y a olvidar los éxitos obtenidos.

Este es el método que utilizamos para condenarnos a nosotros mismos, ahogarnos en la vergüenza y el remordimiento manifestando egotismo e introversión.

 

Receta PARA TENER  AUTOCONFIANZA

 

Procura emplear los errores y equivocaciones como un medio para aprender; luego ve menospreciándolos en tu mente.

Recuerda y grábate en la mente, de manera deliberada, los éxitos que alcanzaste en el pasado.

Todos los individuos han obtenido algún éxito en alguna vez.

Especialmente, cuando comiences una nueva tarea, procura evocar los sentimientos que experimentaste en algún éxito del pasado, no importa lo pequeño que éste haya sido.

El Dr. Winfred Overholser, Superintendente del Hospital de St. Elizabeth, manifestó que la evocación de los momentos en que actuamos con valentía es un medio excelente para recuperar la autoconfianza y  que mucha gente tiende a borrar todas las buenas memorias por haber recibido del destino uno o dos golpes desafortunados.

Si procuramos revivir sistemáticamente en la memoria todos los buenos momentos que vivimos, decía que nos hallaríamos sorprendidos al descubrir que poseemos mucho más valor del que pensamos.

El Dr. Overholser recomendaba la práctica de revivir los recuerdos de nuestros éxitos y de los instantes de valentía de nuestro pasado como una ayuda imponderable para hacer reaccionar bien a nuestra autoconfianza, cualquiera que sea el caso o el acontecimiento que pueda perturbarla.

AUTO-ACEPTARSE

Auto-aceptarse en mayor o menor medida, es un requisito imprescindible para obtener la felicidad genuina o el éxito anhelado.

Curiosamente, las personas alcanzan el éxito cuando dejan de quejarse y hacer creer a los demás que son diferentes a su real naturaleza, es decir, cuando se aceptan tal como son, dejan de preocuparse por ser alguien y comienzan a ser ellas mismas.

Ahora cabe recordar que la autoimagen positiva no se logra por la transformación de la persona o por mejorar en algún aspecto, sino por cambiar la imagen mental de uno mismo, lo que comporta la transformación de su autoestima, el concepto y las creencias de su propio ser.

Una autoimagen realista y adecuada se consigue por la autoconfianza y la autorevelación ya que su ser interno sigue siendo y siempre será el mismo, es decir, la persona no lo ha creado, ni lo podrá cambiar, pero si puede reconocer su naturaleza y hacer el máximo que pueda respecto a lo que ya es, mediante un grabado mental de su ser auténtico.

Nadie es más que nadie por tener una mejor casa o un mejor coche, simplemente los tiene porqué Dios le creó a su propia imagen y semejanza.

La autoimagen no mejora tampoco por adquirir nuevas capacidades, talentos o fuerzas, sino por desempeñar y emplear adecuadamente las que ya poseemos.

El problema radica en que la mayoría de nosotros nos creemos peores, menos sabios, menos fuertes y menos competentes de lo que realmente somos.

Sí que podemos transformar nuestra personalidad pero no nuestra esencia porque nuestra personalidad no es más que una herramienta que empleamos para relacionarnos en el mundo y constituye la suma total de nuestros hábitos y actitudes y las habilidades aprendidas que empleamos como método de expresión de nosotros mismos.

 

Tienes que tener claro que una persona no es su error ni su equivocación.

Autoaceptarnos es ponernos de acuerdo con nosotros mismos y aceptar nuestras faltas, debilidades, defectos y errores tanto como nuestras fortalezas y disponibilidades y el método más fácil para conseguirlo es confiando que nuestros rasgos negativos no son nuestros.

Las personas que no se aceptan porque se identifican con sus errores no entienden que haber cometido un error, no significa que ellas sean un error.

Debemos ser capaces de reconocer nuestros errores y defectos antes que intentemos corregírnoslos.

El primer paso que ha de llevarnos al logro del autoconocimiento consiste en reconocer las áreas del mismo que ignoramos.

El primer paso que nos conduce a la fuerza consiste en el reconocimiento de que somos débiles.

Por otra parte, todas las religiones manifiestan que el primer paso hacia la salvación reside en que reconozcamos que somos pecadores.

En el viaje que nos ha de conducir a la meta de la autoexpresión ideal, debemos emplear los datos negativos almacenados en el feed-back con el objeto de corregir el camino que seguimos como en cualquier otra situación en que nos hallamos persiguiendo un fin determinado.

Ello requiere que admitamos y aceptemos el hecho de que nuestra personalidad, autoexpresión, o lo que algunos psicólogos llaman el “ser real” es siempre imperfecto y no abraza a todo el ser interno.

No existe nadie en el mundo que en el transcurso de la vida alcance a expresar completamente las potencialidades del ser real.

Nuestro ser real y nuestra autoexpresión nunca llegan a agotar las diversas posibilidades y fuerzas de que están dotados: sólo pueden aprender más,  actuar y a conducirse mejor.

El ser real es necesariamente imperfecto.

A través de la vida, se mueve constantemente en la dirección que le lleva hacia un objetivo ideal, más nunca habrá de poder alcanzarlo.

El ser real no es sujeto estático, sino dinámico. Jamás logra formarse por completo, sino que siempre se halla en estado de desarrollo.

Es importante, entonces, que aprendamos a aceptar al ser real con todas sus imperfecciones, ya que es el único vehículo de que disponemos “para viajar por la vida”.

Los neuróticos rechazan el ser real y lo odian por todas sus imperfecciones.

En su lugar procuran crearse uno, autoideal y ficticio, que es casi perfecto y “casi ha alcanzado la meta”.

Tratar de mantener el engaño y la ficción no constituye sólo una terrible tendencia mental, sino que también ello invita al individuo a la frustración y a la desilusión, sobre todo, cuando éste trata de operar en un mundo real con un “Yo” totalmente ficticio.

Puede ser que una diligencia no constituya el medio más favorable de transporte, más una diligencia real podrá conducirnos de costa a costa mucho mejor y más satisfactoriamente que un “Jet” ficticio.

Receta PARA AUTO-ACEPTARSE

Procura aceptarte tal como eres  y comienza con ello el tratamiento.

Aprende a aceptar emocionalmente las imperfecciones que poseas.

Es necesario que reconozcamos intelectualmente nuestros propios defectos, pero también debemos evitar el desastre de odiarnos a causa de los mismos.

Establece la diferencia que exista entre el ser y la conducta. “Tú” no eres una ruina ni un sujeto sin valor porque hayas cometido alguna que otra falta o te hayas desviado de tu camino, exactamente igual que tampoco queda sin valor una máquina de escribir “porque haya cometido un error ortográfico” o un violín “que haya falseado una nota”.

No te odies por no ser perfecto.

Tú posees muchas disposiciones.

Nadie es perfecto y quien pretende que lo es, se engaña ingenuamente.

Tú eres alguien ahora mismo.

Mucha gente se odia y muestra repugnancia hacia su persona debido a que siente y experimenta deseos biológicos perfectamente naturales. Otros sujetos se repugnan porque, debido a sus proporciones físicas, no se creen iguales a los patrones corrientes de la moda.

El doctor Maxwell Maltz recuerda la década del año 1920 en adelante, cuando muchas mujeres se sentían avergonzadas de poseer pechos grandes. Estaba en boga entre las muchachas la figura del mancebo y los pechos constituían tabú.

Hoy, muchas mujeres se llenan de ansiedad por no poseer un busto de cuarenta pulgadas. Durante los años veinte muchas mujeres solían acudir a su consultorio para decirle : “Hágame algo que reduzca el volumen de mis pechos”. Hoy la petición es esta: “Haga lo que sea para aumentar el tamaño de mi busto”.

Esta rebusca de la identidad, este deseo de parecerse a todo el mundo, esta urgente necesidad de ser alguien, es universal, pero estamos equivocados cuando la buscamos de conformidad y con la aprobación de las otras gentes, y, además, casi siempre en los aspectos materiales.

Nuestro cuerpo es un don de Dios.

El individuo sólo es un punto entre otros puntos.

Mucha gente se dice a sí misma: “A causa de que soy flaco, gordo, bajo, demasiado alto, etc., no soy nada en realidad”.

Procura decirte lo siguiente, en vez de lo anterior: “Puede que no sea perfecto, quizá tenga defectos y debilidades, puede ser que salga del tipo común, quizá tenga que emprender un camino muy largo, pero soy algo y alguien, y voy a hacer todo lo que me sea posible de ese alguien y de ese algo”.

Es precisamente, el joven de poca fe quien suele manifestar: “No soy nadie ni nada”. Comentaba Edward W. Bok.: “Es el joven que posee una verdadera concepción de la vida quien afirma: “Soy todo y voy a demostrarlo”.

Ello no se refiere al egoísmo, y si hay gente que piensa así debemos dejarla pensar de esa manera.

Nos basta con saber que ello significa fe en sí mismo, verdad y confianza, la expresión humana que tenemos de Dios dentro de nosotros dice: ‘Hago mi trabajo’. Ve y hazlo. No importa como sea: hazlo, pero ejecútalo con celo, con gusto suficiente para superar los obstáculos y alejar de ti la falta de valor y la carencia de entusiasmo”.

Acéptate. Sé tú mismo. Nunca podrás percibir las potencialidades y posibilidades inherentes en ese algo especial y único que TÚ ERES si te das la espalda a tí mismo, te sientes avergonzado o, al odiarte, rehusas reconocerte.

ANTES DE DESPEDIRME QUIERO DECIRTE O RECORDARTE QUE EL MÉTODO  100% EFICAZ Y GARANTIZADO PARA ADQUIRIR una personalidad de éxito, TE LO OFREZCO EN EL…

 Taller ReinGeniería del Destino.   

Si es de tu interés, ponte en contacto conmigo para recibir un descuento irresistible.

 

SI QUIERES recibir mis nuevos artículos EN tu correo:

Life Coach. Facilitadora y Consultora de la Academia del Pensamiento.
Te muestro cómo funcionan las Leyes Naturales del Universo que trabajan todo el tiempo y para todo el mundo y así las puedas aplicar para obtener el éxito que sueñes tener.
Te Ofrezco los recursos necesarios para que puedas alcanzar todo aquello que fervientemente puedas desear.
Te muestro cual es la raíz de todos tus males y el cómo tu puedes crear una nueva realidad.
Te doy acceso a información y metodologías simples pero altamente eficaces para que puedas vivir de tu pasión, escoger tu tiempo libre, mantener relaciones de calidad con tus seres queridos y así disfrutar mucho más de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *