El lado positivo de fallar y ser humillado.

Hola, que tal?

Elisabet Ponsa te saluda de nuevo construyendo felicidad todos los días, hoy para profundizar en el lado positivo de fallar y ser humillado.

El lado positivo de fallar y ser humillado.
El lado positivo de fallar y ser humillado.

Es cierto que la gran mayoría de nosotros hemos sido educados en una cultura en la que se le ha dado excesiva importancia al fallar en algo y a  la humillación por ello.

Pero si aún no lo has hecho, llegó el momento de ver las cosas desde otra perspectiva y es que el fallar es prácticamente inevitable cuando emprendemos algo nuevo.

Recordemos que todos estamos programados genéticamente o por lo que hemos visto, oído o experimentado en el pasado, ya sea por una situación de shock emocional causado por  un acontecimiento altamente impactante e inesperado o por repetición.

Entonces, cuando somos llamados a experimentar algo nuevo, lo más natural del mundo, es fallar en los primeros intentos.

De igual modo, si tenemos que aprendernos algo de memoria para superar una prueba y la memoria no es una facultad intelectual que tengamos muy desarrollada, lo normal, es que tendremos que estudiar y repetir el estudio, tantas veces como sea necesario para que  la nueva información nos quede grabada en nuestro subconsciente y para que no se nos olvide con facilidad.

Si el estudio no es el suficiente, se corre el riesgo de fallar a la hora de ser sometidos a examen.

El lado positivo de fallar en este caso, será las ganas que deberíamos tener de volver a repasar el temario hasta asegurarnos de que no volveremos a cometer el mismo error.

La sensación de rabia o impotencia ante un fallo, puede despertar la actitud agresiva de prepararnos con la máxima intensidad.

Si quieres solo escuchar ESTA INFORMACIÓN haz cliC aquí:

 

ORGULLOSOS

El lado positivo de fallar y ser humillado.
El lado positivo de fallar y ser humillado.

Por otro lado, el fallar en la práctica de una nueva habilidad cuando somos conscientes de que la repetición hace al maestro, nos tendría que hacer sentir orgullosos, porque sabremos que es un paso que nos estará acercando a la maestría.

Es un buen momento para recordar a Thomas Alva Edison, considerado el inventor más importante de Estados Unidos y  famoso por los mil ó 10 mil fallos que experimentó, antes de conseguir crear la bombilla incandescente y a los que no vio jamás como fallos, sino como a las distintas formas de cómo no se creaba una bombilla, por lo que cada una, le acercaba, al modo correcto de crearla.

Las personas que no toman acción en aprender una nueva habilidad,  probablemente son las que pierden el tiempo humillando a quién si lo hace.

LOS VERDADEROS MAESTROS

El lado positivo de fallar y ser humillado.
El lado positivo de fallar y ser humillado.

Los verdaderos maestros no te humillarán cuando falles a no ser que pretendan despertar al gigante dormido dentro de ti.

Recuerda que eres un ser superior y estás en este plano para sentir deseos que vas hacer realidad, si te lanzas a por ellos, superando fallas, a las que sólo les deberás prestar atención para buscar una posible lección encerrada  y si la encuentras, te servirá para ser más sabio, lo que te ayudará en un futuro y estarás más cerca del logro que persigues.

No aceptes ninguna humillación que te haga retroceder en tu empeño, sólo acepta la humillación que te de fuerzas para demostrar de lo que realmente eres capaz y hacer callar o sorprender a quien te quiso debilitar consciente o inconscientemente.

Si te gustaría aprender y aplicar  el método, más simple y 100% eficaz y garantizado que conozco yo, Elisabet Ponsa,  para ver el lado positivo de fallar y ser humillado desde lo más profundo de tu ser,

 Te Ofrezco

el

 Taller ReinGeniería del Destino.   

si es de tu interés,

ponte en contacto conmigo

para recibir un descuento irresistible.

SI QUIERES recibir mis nuevos artículos EN tu correo:

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *